Autismo

AUTISMO

Se trata de un trastorno generalizado del desarrollo que presenta una gravísima alteración de la comunicación y de la interacción social. Se da en 1 de cada 100.000 nacimientos y es 4 veces más frecuente en varones.

El pronóstico del autismo será mejor cuanto menos esté afectado el ámbito cognitivo. En este sentido, conviene recordar que en torno al 75% de los autistas presentan limitaciones intelectuales significativas (retraso mental).

Para determinar las causas de este trastorno  nos basamos en dos teorías:

  • Teorías psicogenéticas: Toman como referente lo psicoanalítico; presuponen que los autistas no lo eran en el momento del nacimiento, sin embargo, existen una serie de factores familiares que desencadenan el cuadro autista.

Rutter y otros señalan 4 factores predominantes:

  1. trastornos psiquiátricos parentales
  2. cociente intelectual y clase social de los padres
  3. interacción anómala padres-hijos
  4. intenso stress y cuadros traumáticos en la fase temprana de la vida del niño

Todas estas conclusiones vienen a ser anuladas cuando investigadores como Polaino afirman que los estudios sobre el contexto socio-familiar de autistas se hace una vez se ha detectado el problema, por lo que los problemas familiares en todo caso pueden ser una consecuencia del problema, pero no la causa de éstos.

  • Teorías biológicas: Aceptan que un déficit cognoscitivo puede ser determinante para predisponer a un sujeto a la aparición del síndrome. Señalan la combinación de los siguientes factores:
  1. la base del síndrome podría estar en el cromosoma X cuando éste se denomina frágil
  2. anomalías bioquímicas (por ejemplo, una tuberculosis mal tratada de la madre)
  3. infecciones (como la rubeola)
  4. disfunción cerebral en el hemisferio izquierdo

Las alteraciones de la interacción social constituyen el aspecto más característico del autismo infantil. Se observa desde el nacimiento y presenta las siguientes características:

  • Valoración inadecuada de los signos socio-emocionales. Es como si no comprendieran la comunicación no verbal.
  • Comportamiento desajustado al contexto social. Ejemplo: rabietas sin justificar, independientemente de lo que pase a su alrededor.
  • Ausencia de signos sociales convencionales como la sonrisa, el saludo… Se trata de niños aislados de su contexto social y que no presentan interés alguno por interaccionar con los demás.

Las alteraciones del lenguaje y la comunicación constituyen otro aspecto nuclear de trastorno autista. Se pueden distinguir entre:

  • Alteraciones cuantitativas: Falta de reciprocidad, evitación del contacto visual y táctil…
  • Alteraciones cualitativas: Ausencia de juego, imitación y simbolización. Falta de sincronización entre el lenguaje, cuando existe, y la expresión facial. No juega con los demás niños. Presenta ecolalia o repetición literal de frases del interlocutor sin interpretar realmente la frase (la última parte de las frases).

Lo más característico en el autismo es la realización por parte del niño de actividades repetitivas o estereotipadas: Esta característica del comportamiento autista convierte a dicho comportamiento es un comportamiento muy rígido que supondrá la restricción de intereses (únicamente presta atención a algo muy concreto y deja de lado todo lo demás). Por ello presentan una ausencia de creatividad en toda su conducta debido a que ésta es muy rígida, muy estereotipada, siempre igual. 

Rutter menciona 6 tipos de conductas repetitivas:

  1. pautas de interés muy restringidas (golpear, amontonar cosas, etc.); cuando son adultos y con suficiente nivel intelectual pueden llegar a mostrar interés por temas muy concretos como por ejemplo la ruta de autobús
  2. vinculación a objetos muy particulares, desarrollando atracción por ejemplo por los cordones de zapatos, cuerdas, etc. llegando a llevarlas consigo a todas partes. El niño autista presenta apego a objetos, generalmente de textura no cálida (de plástico, de metal o vidrio) y presenta además una gran resistencia ante los cambios debido a que necesitan controlar la estabilidad dentro de su entorno. Suelen tener temores y fobias a objetos cotidianos o a determinados ruidos que les provoca reacciones totalmente desproporcionadas (fuertes rabietas, autoagresiones…)
  3. rituales compulsivos, sobre todo en la adolescencia (por ejemplo rutinas para salir de una habitación llegando a sufrir ansiedad si se rompe dicha rutina)
  4. manierismos motóricos: aparecen cuando hay un déficit mental severo y se manifiestan, por ejemplo, con permanentes balanceos (por ejemplo, situar los dedos al nivel de los ojos para mirarlos)
  5. preocupación excesiva por parte de objetos (por ejemplo, cordones de los zapatos)
  6. ansiedad ante cambios de ambiente; algunos no soportan ningún cambio en la rutina diaria (por ejemplo, que les cambien un cuadro de sitio)

Suelen presentar alteraciones del sueño: duermen poco y mal, sólo durante la primera parte de la noche o a partir de una determinada hora. Suelen ser frecuentes también los trastornos de la alimentación, ya que son personas muy maniáticas y selectivas con los alimentos, además de muy exigentes con ciertos ritos: temperatura, distribución de los alimentos en el plato, color de los alimentos…

Hay que procurar hacer siempre un diagnóstico diferencial entre el autismo y otros trastornos psicopatológicos. Recordemos que cuanto más pequeños es el niño más difícil será realizar este diagnóstico diferencial. Debemos distinguir entre:

  • AUTISMO-ESQUIZOFRENIA:

Leo Kanner descubre el trastornosautista a medidos del siglo XIX pensando que se trataba de esquizofrenia infantil. Posteriormente comprobó que se trataba de procesos distintos que no guardaban relación entre sí:

  1. Incidencia:       Autismo: 4 ó 5 casos de cada 10.000 habitantes; Esquizofrenia: Entre 8 ó 10 casos de cada 10.000 habitantes.
  2. Aparición:        Autismo: Temprana, antes de los 3 años; Esquizofrenia: Tardía, adolescentes o mayores.
  3. Delirios y alucinaciones:     Autismo: no presenta; Esquizofrenia: se presentan siempre
  4. Curso de la enfermedad:      Autismo: estable; Esquizofrenia: por ciclos o brotes
  5. Crisis epilépticas:       Autismo: frecuentes, en torno al 25 %; Esquizofrenia: muy infrecuentes
  6. Brote psicótico: Sólo se da en la Esquizofrenia. Es la pérdida de control ideacional y emocional. Incapaz de mantener una conducta adaptativa al entorno, de autogobierno y autoprotección.
  • AUTISMO-RETRASO MENTAL:
  1. Incidencia por sexos:    Autismo: 4 niños, 1 niña; RM: sin diferencias
  2. Crisis epilépticas:        Autismo: en la adolescencia; RM: desde la 1º infancia. Más frecuentes cuanto más grave sea el retraso mental.
  3. déficit cognitivo:     Autismo: son específicos (capacidad d abstracción, lenguaje…); RM: generalizados, en todas las áreas.
  4. Discriminación de señales socioemocionales:    Autismo: muy dañada; RM: no se encuentra alterada salvo en los casos de retraso mental profundo.
  5. Proceso evolutivo:   Autismo: disarmonía evolutiva. A veces desarrollan alguna capacidad de forma excepcional: la memoria, la capacidad de cálculo…ESto puede producir un despiste en el diagnóstico ya que aparentan más dotación intelectual de la que realmente tienen; RM: presentan un retraso evolutivo generalizado.
  • AUTISMO-TRASTORNO DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE:
  1. Incidencia por sexos: En el TDL no hay diferencias
  2. Déficits cognitivos: Específicos en el autismo y mucho más profundos y generalizados en el TDL.
  3. Alteraciones socioemocionales: Muy graves en el autismo y muy leves en el TDL, pues son capaces de comunicarse ampliamente con su entorno a través de otras formas de comunicación (no está afectado el sistema de comunicación, sí el lenguaje).

Para su evaluación debemos tener en cuenta que el autista transita desde un mundo esencialmente ajeno a nuestro propio mundo.

            1) tienen enormes dificultades para aprender pero no es imposible que lo hagan; principalmente tenemos que trabajar con programas de modificación de conducta; en este sentido Javier Garza Fernández muestra y diseña técnicas de modificación de conducta

           2)Igualmente Javier dice que para aplicar estos programas el profesional debe tener adquiridas una serie de habilidades tales como:

            – control de sentimientos y emociones

            -manejo de la expresión facial, tono y volumen de voz

            – dar instrucciones

            3) planificar el proceso de aprendizaje de tres maneras:

            – procedimiento por reforzamiento

            – procedimiento por evitación

            – procedimiento por escape

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: